El sentido de la vida humana. ¿Por qué ‘Caminar a la Unidad’?

Desde la revolución agrícola en el neolítico, hace más de 9000 años atrás, el ser humano se ha transformado en una especie fundamentalmente sedentaria. A pesar de esto, nuestra vida interna –o lo que se ha denominado la vida espiritual- constituye en esencia un viaje. Un punto de partida hacia uno de llegada. Un camino[1]. En este transcurrir, nuestras percepciones, aprendizajes y por ende el significado que damos a la existencia se transforman. Vamos encontrando hitos, rutas nuevas, compañeros de viaje, periodos de descanso y marcha rápida. Frente a la única certeza que tenemos, la muerte, puede surgir la inquietud y el tránsito hacia la búsqueda de respuestas. Nuestra vida mental se mueve de un lugar a otro, y por eso cobra sentido. Viktor Frankl recalcaba que “el preocuparse por hallar un sentido a la existencia es una realidad primaria, es la característica más original del ser humano”[2]. Dar sentido a las cosas llena de significados los hechos del mundo. Con ello nos alejamos de la sensación de vacío y absurdo, ganando experiencias para enfrentar el continuo proceso de cambios en el que habitamos. Que las cosas sean significativas, permite conferirles importancia y valor, por ende, el merecimiento de ser … Sigue leyendo El sentido de la vida humana. ¿Por qué ‘Caminar a la Unidad’?